¡Nos las conocemos todas ya! Sabemos que hay excusas de todo tipo para no salir a correr, pero los Beer Runners desmontamos muchos mitos. Piensa en positivo, piensa en pasártelo bien y en disfrutar mientras haces deporte, sin duda, este es el mejor ‘antídoto’ frente al ‘veneno’ de la pereza.

De todas formas, tampoco es conveniente pasarse de “motivado” y correr sin ton ni son. Como siempre te decimos, si puedes seguir un plan de entrenamiento o estar asesorado por un entrenador, ¡mucho mejor! No conviertas tampoco esto, que no es más que un hobby, en una terrible obligación diaria. 

EXCUSAS:

  • Me aburre correr solo: Uno de los principales motivos por el que los grupos Beer Runners tienen tan buena acogida en toda España es que nos encanta correr en compañía. Aunque el running puede parecer un deporte solitario, para nosotros es muy social, y mucho más divertido si lo practicamos acompañados. Busca el grupo de tu ciudad y únete. 
  • No encuentro la hora adecuada: Esto vale para “no me gusta madrugar, después de trabajar estoy muy cansado, o a medio día tengo mucha hambre…”. Todos podemos correr a todas horas, es cuestión de perseverar y de mentalizarnos correctamente. A nadie le gusta ir a correr cansado, o con algunos minutos de menos de sueño… ¿Conoces a alguien que en los primeros 15’ después de despertarse muy, muy, muy temprano esté deseando salir a la calle a correr? Claro que no, pero merece la pena hacer el esfuerzo de acostarse y levantarse un poco antes para hacer deporte a primera hora de la mañana. También es válido si no te queda más remedio que salir a correr tarde, tras salir del trabajo, tras pasar horas de pie o una larga jornada delante de un ordenador. A menudo, para conciliar vida laborar, social, familiar… tenemos que variar nuestras horas de correr. Y es muy sano para nuestra mente ;)
  • Hace mucho frío/calor/llueve: Si vives en el sur tienes casi seis meses de mucho calor en los que correr puede ser una tortura en las horas centrales del día, entre mayo y octubre. Si vives en el centro o en el norte de la península posiblemente si sales a correr a primera hora o por la tarde-noche entre noviembre y abril pasarás muchísimo frío… Pero hay múltiples formas de intentar luchar contra las inclemencias, principalmente variando nuestras horas para correr en la medida de lo posible, y usando material técnico adecuado: varias capas de ropa, ropa técnica, usar equipamiento para hidratarnos mientras corremos, correr en zonas con fuentes... ¿Te imaginas si en Galicia o Asturias no corrieran si llueve? ¿Te imaginas si en Sevilla o Córdoba no corrieran porque hace calor? ¿Te imaginas que en Lanzarote o Cádiz no corrieran porque hace viento? No imagines. Actúa.