Somos Beer Runners, y como dice nuestro lema, esto significa que lo nuestro es “mucho más que correr”. Por eso le damos una importancia enorme a la post carrera, es decir, a cómo nos tratan después de cruzar la línea de meta. Cada vez que asistimos a una carrera, no solo nos quedamos con los kilómetros corridos si no con el conjunto del día en el que después del esfuerzo, disfrutamos en compañía y comentamos la carrera.  

Por eso, hemos hecho un lista con las 10 mejores del panorama nacional. Como estamos seguros de que habrá muchas más que no conocemos y vosotros las habéis disfrutado, abrimos el debate en nuestras redes sociales para que nos recomendéis cuáles son vuestras favoritas y hagamos un segundo ‘capítulo’ de este post en nuestro blog.

No vamos a entrar a valorar algunos triatlones de larga distancia en los que la post meta es sagrada y te vas a casa comido y bien hidratado. Y ojo que hay muchos trails y ultratrails que están copiando este formato de los triatlones y montan auténticos banquetes para los participantes. ¡Son geniales!

Arrancamos la ruta por la península por el norte, en Asturias, con la “Travesía de Belmonte”, que apenas cuesta 3€ y podrás degustar una espicha, tras pasar por podología y masajes…  Muy recomendable también el “Trail Tierras Pésicas” por el concejo de Cangas del Narcea, en la que te puedes abrigar con el forro polar que recibes y llevarte a casa queso de tetilla, y comer muy bien tras cruzar la meta. Una cita especialmente atractiva es el “Ruenes Trail”, en Peñamellera Alta. Lo mejor viene tras el típico avituallamiento post meta y los masajes: los vecinos del pueblo ponen mesas en la bolera y llevan comidas caseras, embutidos, pan ‘preñao’, guacamole, tortillas, quesos… Todos a comer cuando el último finisher cruza la meta.

En Aragón hay muchas carreras para elegir, aunque destacamos la de “Calatorao”, muy cerquita de Zaragoza, con cerveza, picoteo y jamón para el grupo más numeroso (los Beer Runners maños se lo han llevado ya dos veces). 

La “Tractorismo Race” de Villamanta es ya un clásico, ¡a pesar de las pocas ediciones que lleva! El amigo @contadordekm se lo monta de cine con caldo jamón, bocatas y viandas variadas…

Si lo tuyo es la fruta no te puedes perder la “Carrera del Melón” de Higuera de Calatrava en Jaén. Obviamente tras cruzar la meta te espera un sabrosísimo melón entero para ti. ¡Delicioso!

Cerca de Gandía hay un pueblo llamado la Font D'Encarros que tiene una carrera muy especial el día 14 de febrero (día de los Enamorados) en el que la pareja ganadora se lleva una cena romántica… Eso sí, sólo para parejas muy veloces.

En Donosti nos ha sorprendido gratamente la “Carrera de la Primavera” de la Universidad. Cuando la acabas te puedes pegar un buen festín de comida y llevarte muchos regalos en los sorteos que hacen, desde cheques regalo hasta productos frescos como angulas, cajas de fresas, comidas en restaurantes… 

En Andalucía hemos sido muy fans de la “Carrera Popular del Naranjo” de Alcalá de Guadaíra, que no se ha celebrado en 2017 como tal (se hizo una especie de quedada solidaria), en la que te llevabas a casa cajas de verduras, pastillas de jabón para la lavadora… y no faltaba el camión de cerveza. También algunos años hubo pizza en la meta de la “Media Maratón Sevilla-Los Palacios”, aunque ahora, a cambio, te dan tomates de la huerta en la bolsa del corredor. Eso sí, sigue habiendo cerveza, fruta y un ambientazo tremendo en las calles del pueblo.

Y tú, ¿en qué carrera has disfrutado más tras cruzar la meta?