Este post es para que te lo tomes con buen humor, porque los Beer Runners somos, en general, unos profesionales del postureo :-D Nos encanta hacernos fotos y salir geniales, y luego compartirlas en nuestras redes sociales… ¡Claro que sí! Bueno, e incluso en el caso que te dé un poco igual, sí que puedes tomar buena nota de estos 6 consejos para que cuando cruces la meta de tu próxima carrera parezca que vienes de dar un agradable ‘paseo’ en lugar de haber estado sufriendo mucho durante un buen rato.

1. Sonríe. La sonrisa es nuestra tarjeta de visita. Incluso aunque estés terminando un trail larguísimo por la montaña, lloviendo a mares y calado hasta los huesos, una bonita sonrisa en nuestros labios hace que una foto merezca la pena.

2. Acicálate. Igual que si fueses a salir por la noche a una cena de gala, acuérdate varios cientos de metros antes de la línea de meta que tienes que colocarte bien el pelo, arreglarte la coleta, limpiarte los mocos o restos de saliva (sí, especialmente si tienes una larga y frondosa barba)… Incluso si llevas un pañuelo de papel, es el momento de secarnos el sudor de la cara.

3. Las gafas de sol y la gorra. Aunque unas buenas gafas de sol nos dan aspecto de “pro”, para la foto mejor que te las pongas sobre tu cabeza, a modo de diadema, queda mucho mejor. Un buen consejo es ponerte la visera de la gorra para atrás, así se te verá bien el rostro.

4. Dorsal, camiseta, manguitos… Los runners usamos cada vez más accesorios, y llevarlos bien puestos ayudan a nuestra imagen. Si usas manguitos en tus brazos y te los has bajado por el calor, súbetelos porque queda feísimo llevar un montón de tela arrugada en las muñecas. Si usas porta dorsal o una riñonera ‘runner’, colócala correctamente para que se te vea bien el dorsal (¡y de paso facilitas el trabajo de los jueces!).

5. ¡Brazos arriba! A ver, una buena foto que transmita épica y victoria debe tener a su protagonista con pose victoriosa, no con los brazos en jarra o apretándote el estómago por el dichoso dolor de flato. Recuerda que aunque levantes los brazos al cruzar la meta, debes mantenerlos en alto unos metros por si el fotógrafo de turno tarda unos segundos en hacer ‘click’.

6. El reloj. O te preocupa la marca o te preocupa la foto, pero las dos cosas a la vez… ¡no! Intenta no parar el reloj justo al cruzar la línea, si no saldrás en la foto mirando a tu gps en lugar de al horizonte. Páralo justo antes o deja pasar unos metros. No te preocupes que tu media de minutos/kilómetros no variará en absoluto ;).