Es invierno. Hace frío, viento, llueve… ¡Es lo que toca! Ya llegará el verano y nos quejaremos del calor, de que nos quemamos con tanto sol, que nos deshidratamos… Así que para mitigar los desagradables efectos del frío te mostramos cuál es el kit perfecto para correr en invierno, compuesto por los 5 ‘imprescindibles’:

1. Gorro. La mayor parte del calor corporal se nos escapa por la cabeza. Es imprescindible taparnos las orejas, zona de la nuca… Y cambiárnoslo en cuanto hayamos terminado de correr por otro seco. Incluso si no hace mucho frío, nos puede valer una braga del cuello o ‘Buff’, colocándola como si fuera una bandana y que nos tape la mayor parte de la frente, orejas y nuca.

2. Guantes. Una de las peores sensaciones que hay al hacer deporte al aire libre es la de tener las manos frías. Unos buenos guantes de goretex nos ayudarán a olvidarnos de la sensación de congelación de nuestros dedos, pero incluso los días menos fríos es recomendable usar unos guantes finos de algodón, o unos de tejido técnico. Un buen truco para que no se nos mojen las manos es ponernos por encima los típicos guantes de plástico de la gasolinera o de la frutería del supermercado para evitar que se nos empapen y tener las manos heladas toda la carrera. Para que queden bien sujetos, agárralos con unas gomillas o con unos coleteros a la muñeca.

3. Bragas o buff. Proteger nuestra garganta con esta prenda es una prioridad, durante y tras el ejercicio, momento en el que se bajan nuestras defensas (especialmente en invierno). Y como te hemos comentado en el primer punto, su versatilidad lo convierten en el complemento estrella para estos días.

4. Cortavientos. Usar varias capas de material técnico nos aíslan del frío exterior y, además, nos sirven para transpirar el sudor de nuestra piel y nos evita la desagradable sensación de ir empapados de sudor. Un buen cortavientos, que sea impermeable en caso de lluvia, es nuestro mejor aliado contra las bajas temperaturas. Úsalo en el calentamiento y en el enfriamiento en el caso de que hagas series, fartlek…

5. Mallas largas. Ojo, mallas largas de invierno, porque hay mallas largas finas que no ofrecen demasiado confort para temperaturas bajas. Hay mallas específicas para esta temporada, con un forro interior, como de pequeños pelitos, muy agradables y que a poco que entres en calor con el movimiento hacen que te olvides del frío en tus piernas para el resto del entrenamiento.

6. Aunque te hemos dicho al principio de este post que serían 5 imprescindibles, queremos añadir un sexto elemento que debe ser común en todos estos accesorios para runners: el material reflectante. Todas tus prendas, o al menos las más visibles como cortavientos o gorro, deben llevar dibujos, logotipos…. ¡reflectantes! Hay menos horas de luz, y es normal correr de noche o casi a oscuras. Tu visibilidad es esencial para mantenerte seguro frente a otros vehículos.