¿Cuál es la relación entre cerveza y deporte?

Después de practicar deporte es esencial realizar un adecuado proceso de rehidratación para preservar la salud, garantizar el bienestar y conseguir que la actividad física resulte plenamente satisfactoria.

Por su composición, el 95% de la cerveza tradicional es agua, y su bajo contenido alcohólico, la cerveza, ingerida en dosis moderadas por personas adultas sanas habituadas a su consumo, puede suponer una bebida complementaria al agua para rehidratarse tras la práctica deportiva [1]. Con moderación, cerveza y deporte son complementarios, placenteros y saludables. Y es que sin moderación nada resulta saludable, ni siquiera la práctica de ejercicio.

El consumo moderado de cerveza puede formar parte de un estilo de vida saludable como la dieta mediterránea actual. La Pirámide de la Alimentación Saludable [2], referencia nutricional en España recomendada por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria-SENC y la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria-SEMFYC, incluye las bebidas fermentadas (cerveza, vino) como parte de la dieta, de forma opcional y moderada para los adultos sanos.

  • [1] Castillo Garzón MJ, Romeo J, Marcos A. “Idoneidad de la cerveza en la recuperación del metabolismo de los deportistas”. Centro de Información Cerveza y Salud. 2008; E17.
  • [2] Esta Pirámide se puede ver en la Guía: “Consejos para una alimentación Saludable”.