Pocos deportes se pueden asemejar al running a la hora de mantenernos en forma, hacernos perder peso y generar endorfinas para hacernos más felices.

Correr es uno de los deportes que hará que tu cuerpo queme más calorías (ciclismo, spinning… se pueden asemejar), es uno de los más económicos y ofrece resultados visibles en pocas semanas. No hay nada como seguir algún plan de entrenamiento para principiantes y hasta para corredores avanzados para preparar alguna carrera y verás como rápidamente los que te rodean comienzan a decirte “¡te estás quedando más delgado!”

Los estudios científicos abalan la teoría de que nada mejor que correr para adelgazar. Más allá, además, de los 40 minutos de ejercicio quemamos más grasa almacenada en nuestro que de cualquier otra forma. Así que hacer un rodaje (correr a ritmo tranquilo, que nos permita hablar mientras trotamos) es el mejor complemento para nuestra dieta.

Eso sí, primero hay que ponerse en forma poco a poco, léete nuestro post sobre el método CACO para iniciarse en el running, y luego empezar a mezclar estos rodajes más o menos largos, alrededor de los 50 minutos, con otro tipo de entrenamientos: a ritmos más altos, fartlek*, seriados…

Es importantísimo que respetes algunas reglas de oro, como equiparte convenientemente para el ejercicio con unas buenas zapatillas específicas para tu tipo de pisada (generalmente neutras o pronadoras), correr sobre tierra si es posible, comer e hidratarse correctamente a diario, y tener un buen descanso y no acumular y acumular días de entrenamiento sin sentido.

*Ya te contaremos en breve que es esa palabrota llamada fartlek…