Aunque a muchos el título de este post les suene a imposible, hay muchos corredores que tras un tiempo corriendo caen en la monotonía, en el aburrimiento o en la desgana.

Es muy habitual que muchos runners empiecen a entrenar y en seguida pasen a la fase “me apunto cada fin de semana a una carrera”, y en el momento en el que dejan de mejorar semana tras semana, sus marcas caen en una especie de ‘depresión runner’. También le ocurre a muchos corredores que hacen sistemáticamente lo mismo semana tras semana, al mismo ritmo, en el mismo sitio…

Es curioso, pero hasta uno de los mayores de los placeres puede convertirse en algo rutinario y aburrido.

Aquí tienes unos consejos muy útiles para retomar la pasión por el running. ¡A correr!

APÚNTATE AL SOCIAL RUNNING

Quítate los auriculares y abandona la soledad del corredor de fondo y únete al grupo de Beer Runners de tu ciudad. Correr solo está bien, pero hacerlo en compañía y con un buen ambiente es todavía mucho mejor. Nos gusta rematar el entreno brindando con una cerveza y una tapa, y nos encanta charlar. Correr con otras personas, además de convertirte en un mejor corredor, es muy divertido y motivador te obliga a ser más metódico o incluso a salir a correr porque te has comprometido previamente con otros a hacerlo. El social running, correr y compartir con otros, es clave para que este hobby sea 100% placentero.

NUEVOS RETOS

No hay nada como encontrar la motivación suficiente para salir a correr a diario que apuntarse a una carrera. Para participar en un maratón, un trail… hay que entrenar mucho. Con un objetivo claro: nuestra mente no nos juega tantas malas pasadas y nos obligamos a correr, incluso ese día que flaquean nuestras fuerzas o ese día que llueve, hace viento… Visualiza tu entrada en meta cuando estés más cansado. A veces no hace falta aumentar la distancia, simplemente con intentar mejorar nuestra marca en una distancia asequible (5 ó 10 km) es más que suficiente.

CAMBIA TUS RUTINAS

Parece obvio, pero a menudo nos cuesta mucho trabajo variar nuestras rutinas, nuestros planes. Deberíamos obligarnos a entrenar por terreno variado. Hay que ir al parque, al campo, correr por la ciudad, en rutas diferentes a las que hacemos cada día. En la variedad está el gusto.

Además, variar los entrenamientos es esencial para mantenernos en forma y huir de las lesiones, no sólo del hastío. El gimnasio, el trabajo de fuerza, las cuestas, los rodajes a ritmo… Todo influye ;)