A los Beer Runners nos encanta el concepto de “Social Running”, es decir, correr en compañía, porque es más divertido, porque nos gusta más. Y por si fuera poco, hay un hecho objetivo que nos ayuda a saber que estamos disfrutando de la carrera en compañía y que estamos haciendo el rodaje suave al ritmo que debemos: si puedes hablar sin entrecortar las palabras, lo estás haciendo bien.

Hay  pocas cosas más placenteras en la vida de un corredor que compartir una de nuestras tiradas largas dominicales, por ejemplo, compartiendo charla con nuestros compañer@s de entrenamiento. Obviamente no se trata de hacer series, fartleks o cuestas contando chistes o destripando el final de la última temporada que has visto de Juego de Tronos. Pero en cambio, sí podrías hacerlo en los rodajes suaves, los calentamientos y enfriamientos, los rodajes largos… en definitiva, la gran mayoría del tiempo que pasas corriendo, deberías hacerlos a un ritmo al que puedas hablar sin sufrimientos. 

Es más, incluso aunque estés corriendo uno de estos tipos de entrenamiento solo/a, si ves que no eres capaz de articular una frase sin que sea posible entenderte, deberías bajar el ritmo. Es un gran indicador para saber cuáles tu límite. Rodar suave es la base de cualquier entrenamiento para mejorar tu capacidad aeróbica, tu resistencia. 

Y como a los Beer Runners nos encanta hablar y socializar,  siempre terminamos el entrenamiento haciendo lo que más nos gusta: tomar una cerveza mientras seguimos charlando sobre correr.