A poco que empieces a salir a correr con otros corredores (¡pásate por los grupos en Facebook de Beer Runners en este enlace para contactar conente en tu ciudad!) descubrirás una nueva jerga que hará que términos ya en desuso como footing o jogging se vayan definitivamente de tu cabeza a golpe de zapatilla.

En uno de los anteriores post ya te contábamos que hay un tipo de entrenamiento que reporta muchísimos beneficios a tu estado de forma y que te hará evolucionar como corredor de una manera divertida. Con evolución nos referimos, por ejemplo, a correr más rápido.

El fartlek lo inventaron los suecos en los años 30 y hasta el año 2013 imagínate si se han inventado variantes... Consiste básicamente en jugar con diferentes ritmos/velocidades de carrera sin parar. Jugar a cambiar de ritmo mientras hacemos carrera continua. Un ejemplo muy ‘natural’ es correr, por ejemplo, 1 hora en el bosque o en el campo. Aceleramos y corremos fuertes en las subidas y bajamos el ritmo en los descensos.

Lo habitual es hacer cambios de ritmo por ejemplo por tiempo. Si disponemos de 45 minutos para correr, podemos empezar a ritmo suave o calentamiento 15 minutos y a continuación alternamos 6 cambios de ritmo de 2 minutos fuertes y 1 minuto muy suave de recuperación. Dejamos los últimos minutos para enfriar y devolver el ritmo cardíaco a su estado normal.

Puedes hacerlo también por distancias si corres en un circuito que conozcas bien o alrededor de una pista de atletismo, o si usas reloj GPS. Calientas 3 kilómetros, corres fuerte 500 metros, descansas otros 500, corres fuerte 1 kilómetro, descansas otro kilómetro… Las opciones son infinitas.

Correr ‘escuchando’ tu cuerpo es muy placentero y divertido. Puedes adaptar el entrenamiento a tu gusto. Puedes correr suave 10 minutos, fuerte 5, andas otros 5, luego vuelves a ‘apretar’ 2-3 minutos, o aprovechas una cuesta para hacerla fuerte y luego recuperar hasta que tus pulsaciones bajen razonablemente…

No es conveniente, sobre todo si no eres un corredor muy experimentado, que hagas más de una o dos veces a la semana este tipo de entrenamiento, que es la forma más agradable y menos lesiva de intentar mejorar nuestra velocidad en las carreras o de ponernos más en forma. Y es una excusa perfecta también para ir a correr al campo o buscar terrenos ondulados.

Si quieres mejorar, el fartlek es un buen aliado.

¿Tienes dudas? Pregúntanos si quieres, en los grupos de Beer Runners en Facebook, y te ayudamos con algún entrenamiento más concreto.

Beer Runners A Coruña

Beer Runners Las Palmas

Beer Runners Sevilla

Beer Runners Barcelona

Beer Runners Madrid

Beer Runners Zaragoza

Beer Runners Valencia

Beer Runners León