Teníamos una espinita clavada con Logroño, porque el grupo de Beer Runners locales se merecían desde hace años albergar una carrera. El riojano es uno de los grupos más activos, alegres, participativos del movimiento, y eso es mucho decir porque todos los grupos lo son. Ha pasado mucho desde que Esteban y Javier se hacían la foto con una estatua para demostrar que Beer Runners era mucho más que correr y que no eran sólo dos locos. Hoy las quedadas que se organizan en Logroño son multitudinarias, son geniales.

El 25 de junio en el parque de la Ribera nos juntamos casi 1.000 amigos, que llegamos desde Zaragoza, Pamplona, San Sebastián, Asturias, Bilbao, Barcelona, Cádiz, Sevilla… Como en otras carreras hubo sol, calorcito, carrera, cervezas, tapas y compañerismo… Beer Runners es mucho más que correr, y después de hacer lo propio durante 5 km charlamos animadamente con una cerveza y una tapa, nos hicimos fotos, hubo hermanamiento de grupos de toda España. Ese es nuestro espíritu. No hubo cronometraje, ni clasificación, los que quisieron ir rápido llevaban su propio reloj, gps o móvil para intentar batirse así mismos, los que no charlaban o se lo tomaban con más calma. Aquí todos somos bienvenidos.

Muchos de los Beer Runners de Logroño fueron los propios voluntarios, en el guardarropas, entregando las camisetas o señalizando el recorrido. La noche previa salimos de tapas por “la Laurel”. Nos reímos, hicimos deporte, sudamos. Luego seguimos riéndonos, nos tomamos unas tapas y unas cervezas.

Y ya tenemos unas ganas de volver a correr por Logroño… :)