Sea cual sea el sexo de tu pareja, salir a correr con él/ella puede ser una experiencia genial, compartir hobby, compartir buenos ratos y oxigenaros a la par es una cosa genial que no todo el mundo puede disfrutar.

Normalmente, cuando una pareja sale a correr junta tiene que superar varias cuestiones, pero la fundamental es el ritmo al que correr. Normalmente, uno de los dos tendrá que salir a correr a un ritmo cómodo para poder acompañar al otro, a no ser que los dos tengan un nivel físico similar. En este sentido, para evitar una ‘pequeña bronca’ tras el entrenamiento (“me has llevado con la lengua fuera”, “si quieres ir rápido irás solo/sola la próxima vez…”…) lo ideal es hablar antes de empezar sobre qué ritmo seguir. Como en todos los otros ámbitos de la vida, una buena y fluida comunicación nos ayudará a disfrutar plenamente de una carrera.

Que tu pareja sea runner tampoco significa que tengas que correr siempre con ella o con él. Los corredores también necesitamos nuestro ‘espacio’. Es más, en los grupos Beer Runners hay muchísimas parejas que dentro de las quedadas deciden ir juntos o que prefieren separarse para ajustarse a otros runners que corran a un ritmo similar al nuestro.

Correr con tu pareja tiene cosas buenas, especialmente cuando abandonas el asfalto de la ciudad para ir a disfrutar del campo, de un trail, de la montaña… El aire libre, el deporte, las endorfinas… Correr en buena compañía siempre es un placer. Y de eso sabemos mucho los Beer Runners ;) ¡Disfruta con tu pareja también mientras corres!