Septiembre no es sólo el mes de la vuelta al ‘Cole’ o a la normalidad tras el verano. [BM1] En realidad, es un momento ideal para darle una vuelta a nuestras vidas e incorporar el deporte a nuestro día a día y, si ya lo hacías, darle un nuevo enfoque a tus entrenamientos. Márcate un objetivo real, aunque sea lejano, por ejemplo para primavera, y búscate un buen plan de entrenamientos o, mejor aún, búscate un entrenador que te guié o únete a un club de atletismo para que te orienten. Empieza a entrenar con cabeza, no sólo a correr. 

De todas formas, el objetivo que te marques no tiene que ser muy ambicioso, no hace falta apuntarse a un ultraman, un ultra trail, o cualquier cosa que empiece por ‘ultra’ o termine por ‘maratón’. Mejorarás y te divertirás, incluso más, simplemente con adoptar rutinas como fortalecimientos (pesas, cuestas, técnica) o seguir las pautas básicas de un entrenamiento dirigido por especialistas, que incorpore descansos, sesiones duras y sesiones fáciles, rutinas saludables, ejercicios variados…


A veces, para los más veteranos en esto, lo difícil tras el verano es encontrar motivación para volver a entrenar duro, para volver a intentar sacar lo mejor de uno mismo, o incluso para seguir corriendo periódicamente. La energía que nos da acometer un reto distinto, de una distancia más larga o incluso una más corta –¿Te has preguntado si eres capaz de correr 1km en menos de 3’ ó 4’, por ejemplo? – puede ser suficientes para volver a calzarnos las zapas con la ilusión de un principiante. 


Buenos propósitos, nuevas ideas, ¡más emoción! Motívate para salir a correr tras las vacaciones y compártelo con l@s compañer@s con una cerveza tras el entrenamiento,; sólo por ese rato con buena compañía merece la pena salir del confort del hogar para ponerse a correr en la calle.