Lo peor de correr con lluvia no es mojarse, sino empezar a correr cuando ya está lloviendo mucho. Es decir, si vas corriendo y a los 10-15 minutos empieza a llover, casi te da igual. Lo malo es estar en el coche metido, o en el portal de tu casa, viendo como llueve, esperando a que llegue un momento de tregua para salir a dar zancadas…

No es nada agradable ese momento de impulsarte, de arrancar, y que ya estés empapado, especialmente en una carrera cuando tienes que estar en el arco de salida esperando muchos minutos…  ¡Eso sí, para todo hay solución!

SOLUCIONES LOW COST

Las soluciones, muchas veces, no pasan por gastarte un dineral en material técnico. Nada más barato y útil que coger una bolsa de basura, de esas de las grandes, y hacerle agujeros en los dos laterales para introducir los brazos, y otro en la parte superior para sacar la cabeza. Es, posiblemente, el mejor impermeable que existe para correr. Te mantiene caliente sin estar completamente agobiado como pasa con muchos cortavientos técnicos, porque es habitual sudar más por el calor que se pasa que lo que te mojarías por la propia lluvia.

Esas mismas bolsas de basura te ayudan a mantener el calor corporal en las salidas de las carreras, o incluso en esos entrenamientos a primera o última hora en los que hace más frío. Eso sí, no lo tires en cualquier parte, busca una papelera donde deshacerte de él.

GUANTES IMPERMEABLES… ¡Y GRATIS!

Otro buen ‘complemento’ barato son los guantes de plástico de las gasolineras o de la frutería del supermercado del barrio. Para que no se te mojen las manos lo ideal es usar guantes de tela y ponerte encima estos de plástico. Las manos sufren muchísimo cuando corremos. Les llega poca sangre y cuesta más trabajo mantenerlas calentitas. Usa guantes siempre que haga frío y llueva. Para evitar que entre agua por la muñeca (¡qué desagradable!, coge un par de gomillas del pelo o coleteros para fijar bien el guante de plástico a la mano y hacer efecto ‘estanco’. Ya sabes, en tu próxima visita a la gasolinera, coge un par de guantes y déjalos en el coche ;) ¡siempre alerta!

GORRA O VISERA

En caso de lluvia las gafas de sol son una tortura. Lo mejor es tener una buena gorra técnica que, aunque acabará empapando nuestro pelo, al menos nos protegerá de las gotas de agua gracias a la visera.

NO USES ALGODÓN

La ropa de algodón se empapa y pesa más que la técnica en caso de lluvia. Además, si usas mallas en las piernas (mallas cortas mejor) y camisetas interiores de compresión o tipo térmicas, te mantendrás sec@ un poco mejor.

NO PARES, SIGUE, SIGUE…

Cuando termines la carrera o el entrenamiento… ¡no te pares! Baja el ritmo, pero tu prioridad debe ser llegar hasta el coche, el guardarropas o casa sin enfriarte. Cámbiate lo más rápido posible, desde el calzado y los calcetines hasta un gorro para proteger la cabeza. Lleva siempre en el coche una toalla pequeña para secarte ;). No pares ni a estirar, ya lo podrás hacer cuando salgas de la ducha y estés calentito.

OJO AL SECADO DE LAS ZAPATILLAS

Seca bien las zapatillas, puedes usar papel de periódico o los típicos rollos de papel de cocina para absorber la humedad durante la noche. Escurre las zapatillas y rellénalas de papel, cada pocas horas cambia el papel por nuevo papel seco. Nada de lavadoras, secadoras…el material de la suela perderá propiedades y amortiguará menos.