“Siempre que hablamos de las quedadas Beer Runners solemos pensar en: ¡cuánto nos reímos aquel día! Esa es la clave, porque lo pasamos muy bien corriendo con los Beer Runners, y por eso quedamos cada semana. Correr con gente es mucho más divertido que hacerlo sola”.


En Gijón empezamos con el grupo de Beer Runners hace más de 4 años. Al principio las quedadas eran mensuales (el segundo domingo de cada mes) y en cada una de ellas éramos muchísima gente, cada vez más. El boca a boca, el rollo social, no competitivo, atraía mucho a la gente. En función de la ruta que hacíamos, elegíamos el bar. 


Conforme pasó el tiempo empezamos a hacer las quedadas cada menos tiempo, cada semana, todos los miércoles a las 20h. Hemos conformado un buen grupo, y ahora somos asiduos al Casavella, un bar frente la entrada del Grupo Covadonga y muy cerca de El Molinón, donde siempre nos han tratado de ‘diez’. El haber logrado que un hostelero nos acoja como aquí es esencial para el grupo, ¡es nuestra segunda casa! 


Solemos quedar en las Mestas, una zona muy accesible para todo el mundo, con posibilidades de hacer diferentes rutas que permiten diferentes distancias, y eso gusta mucho a la gente porque quien tiene que hacer un entrenamiento más competitivo puede hacerlo sin renunciar a salir acompañado a entrenar, y quien está empezando no se siente “presionado”. Además, también organizamos muchas quedadas solidarias, donde recogemos comida para el banco de alimentos. Una de las más bonitas que recuerdo, fue la que hicimos para ayudar a Elena, una niña de Gijón que tiene síndrome San Filipo, hasta parte de lo recaudado en las cervezas y los pinchos en el bar se destinó a su causa.


Lo bonito de Beer Runners es que poco a poco vamos evolucionando, y ahora a las quedadas semanales le sumamos muchas competiciones y nos dejamos llevar por nuestro compañero Hugo a todos los trails a los que él se apunta. 


Ya somos un grupo de amigos, no sólo de corredores, donde cualquiera que quiera conocernos es bienvenido y se va a encontrar muy arropado.


Y seguimos riendo, mucho, y pasándolo genial, que es de lo que trata ser Beer Runners. 


¡Os esperamos en Gijón!