Reconozcámoslo, el running es muy bueno para casi todo en nuestro físico, pero para nuestro pelo no es precisamente lo mejor, así que requiere de un cuidado extra. El sudor, los gorros y pañuelos, o el entrenamiento diario son algunos de los factores que pueden afectar a nuestro cabello. Y mientras más largo y poblado lo tengamos, peor.


Los expertos en peluquería y en productos para el cuidado e higiene coinciden en estos consejos para lucir tu melena sana y con mucho estilo, antes, durante y después de correr.


1. Usa champú y acondicionador para lavar tu pelo y eliminar sudor y suciedad. Acláralo con agua tibia/caliente. Ten en cuenta, que productos como las mascarillas, añaden componentes grasos que, para siguientes sesiones de entrenamiento, suponen una protección extra.


2. Cepilla tu cabello ya que ayuda a eliminar restos de suciedad. Y al entrar en contacto con el cuero cabelludo, mejora el riego sanguíneo.


3. Recógelo en un moño o coleta. Mejor con un coletero ancho y que no apriete demasiado. Además de que es más

cómodo que ir luchando contra los pelos sueltos y los latigazos que nos pegamos a nosotros y a los que nos rodean, el pelo sufrirá menos, y evitarás enredos y que el sudor de la espalda lo absorba tu propia melena. Las gorras en verano, o los gorros en invierno mantienen nuestro pelo húmedo más tiempo, y esto no es nada bueno, aunque sopesando beneficios, debes tener en cuenta que es mejor esto que sufrir una insolación o pasar mucho frío en invierno.


4. El sol y otros agentes como el salitre si corres cerca del mar, o el cloro si añades sesiones de natación a tu rutina de entrenamiento, empeoran las condiciones de tu pelo. Necesitarás cuidados extra. En la piscina usa siempre un buen gorro de silicona que protege tu pelo del contacto directo con el agua.


5. Evita la plancha y el secador a diario. Si sudas es necesario lavarte el cabello, pero intenta ‘maltratarlo’ a diario con el calor artificial para secarlo rápido.


6. La alimentación es fundamental para rendir bien en lo deportivo, pero también lo es para la regeneración y el cuidado capilar: las vitaminas E y las del grupo B son esenciales. Muchas culturas han usado la cerveza sobre el pelo como acondicionador y para dar volumen. Nosotros, los Beer Runners, preferimos la cerveza con una tapa después de correr, pero para gustos… :-D