Arrancamos nueva sección en el blog con un directorio de rutas muy muy muy recomendables para caminar y luego cervecear con los Beer Wallkers por las distintas ciudades donde tenemos grupos.

Caminar está cada vez más de moda y somos más los que salimos a sumar kilómetros en buena compañía y luego compartimos una cerveza y una tapa, siguiendo el espíritu Beer Runners pero en lugar de correr, ¡andamos!

Si bien salir a pasear por una ciudad como Sevilla es siempre una gran experiencia, aquí te recomendamos tres rutas cien por cien urbanas para que estés una hora disfrutando de una ciudad única en el mundo y luego puedas visitar algunas de las mejores zonas para tapear y cervecear.  ¡Y sin salir del centro!

1.     El río: Sevilla no tiene playa, pero tiene un paseo interminable y con unas vistas de las dos orillas de la ciudad absolutamente impresionantes. Tienes dos opciones, o bien arrancar desde los pies de la Torre del Oro en dirección al puente de la Barqueta o del Alamillo (depende de los kilómetros que quieras hacer), o arrancar en la zona de La Cartuja junto a la Alameda de Hércules y el acceso a la Macarena. Hay muchísima gente haciendo deporte en la orilla: corriendo, caminando, paseando en bici, pescando… y multitud de remeros y piragüistas van recorriendo el Guadalquivir. Puedes empezar en un punto y terminar en otro, ir y volver a la salida… Y para tomarte una buena cerveza puedes aprovechar para subir a la Alameda (la zona más moderna de la ciudad con cientos de bares), o bien quedarte en la zona del Cristina, Puerta de Jerez… Una opción más clásica pero que también encierra la esencia de esta ciudad.

2.     Parque de María Luisa: El parque de María Luisa es tiene casi 2,5 km de perímetro, y multitud de calles en su interior donde puedes aprovechar para caminar durante más de una hora, visitando sus monumentos (glorieta de Bécquer, el estanque de las palomas, Plaza de América…) y terminar o empezar la visita en la Plaza de España, escenario cinematográfico y uno de los símbolos de Sevilla. Sin salir del propio parque puedes saborear la alta cocina del restaurante La Raza o tomarte una tapa en su terraza, o disfrutar de la tradición y el bullicio del clásico Bar Citroen. Está bien iluminado, así que es una opción perfecta cuando llega el calor para caminar al atardecer/anochecer o a primera hora de la mañana.

3.    Turismo/Centro: Sevilla tiene el centro histórico de mayor tamaño en Europa. Nada como hacer turismo, incluso si conoces ya bien la ciudad, caminando entre sus calles más famosas. Una buena ruta, arrancando desde la Giralda y bordeando la Catedral, nos llevará a través del Patio de Banderas hasta cruzar el famoso barrio de Santa Cruz. Una vez llegados hasta los Jardines de Murillo, podemos encaminarnos hasta la Universidad y el centro por la avenida de la Constitución y cruzar a Triana o a los Remedios. Todo depende de cuánto tiempo queramos estar caminando. Para rematar una jornada inolvidable puedes tomarte una cerveza y unas tapas ‘de lujo’ en la calle Betis, mirando al río, observando desde Triana la torre del Oro, la Giralda de fondo, la Maestranza…


Por Daniel Quintero, capitán del grupo Beer Runners Sevilla.