Los días empiezan a ser más largos, más templados, cada vez apetece más salir a la calle, al parque, al campo, a la playa y ¡a hacer deporte! Sin embargo, la primavera ¡ya está aquí! y tú empiezas a tener problemas para respirar, estornudas, tienes picor en los ojos. ¡La alergia también está aquí!

De forma oficial la primavera arrancó el 20 de marzo, pero desde hace ya algunas semanas parece haberse adelantado en todo el país. Y aunque este 2019 no parece que vaya a ser demasiado ‘agresivo’ con los alérgicos, siempre viene bien tomar una serie de precauciones para que salir a correr no sea una tortura.

Esta época del año es, sin duda, el mejor momento para empezar con el running, o para entrenar más tiempo. Sube la motivación, hay más carreras, empezamos a pensar en la ‘operación bikini’ y, sobre todo, el clima más favorable y la luz del sol nos ‘ayuda’ a calzarnos las zapatillas. 

Aquí te dejamos los ‘tips’ o consejos más útiles para que la alergia no te pare. Porque correr siempre es una buena opción.

-El médico. ¡No nos cansamos de decírtelo! En el caso de que tengas síntomas raros o como los que te hemos explicado, acude a un especialista para que valore tu situación. Padecer alergias es muy común, más del 30% de la población las sufre.  Normalmente los tratamientos suelen ser muy efectivos, como los inhaladores antes de correr o los pulverizadores nasales.

-Elige el momento adecuado. A primera hora de la mañana y al anochecer los niveles de polen en el aire se elevan, evita estas horas. Atento a la información del tiempo, en estas fechas hay momentos idóneos y momentos del día o de la semana muy desaconsejables. Los días en los que hay mucho viento o son especialmente secos, evita correr en la calle. Hay Apps para controlar los niveles en tu zona de determinados tipos de polen, utilízalas.

-Elige el sitio adecuado. Correr por el campo es bucólico, y apetece a no ser que se convierta en una tortura en forma de estornudos y picores. Huye estos días de lugares en los que haya mucha vegetación como grandes parques urbanos en los que hay mucha variedad de plantas y árboles, o si eres alérgico al polvo de sitios muy contaminados como el centro de las ciudades.

-Elige accesorios que te protejan. Unas buenas gafas de sol protegerán tus ojos en cierta medida del posible picor, y una mascarilla filtrará la entrada de polen en tus vías respiratorias (eso sí, correr con máscara no es muy placentero). Y acuérdate de beber mucho líquido antes, durante y tras el ejercicio, es fundamental para que tus mucosas trabajen y se recuperen antes.

-Y si no hay más remedio… busca alternativas. Correr en cinta en el gimnasio, ir a nadar, actividades indoor como el spinning, o variar tu rutina para correr en las horas de menos ‘riesgo’ son claves para que hacer deporte no te deje ‘reventado’ el resto del día. Además, estás especialmente ‘débil’ y puedes resfriarte con más facilidad. Descansa más y tómatelo con calma en las semanas más complicadas.