Siempre hablamos de los beneficios de correr para nuestra salud, estado de ánimo, imagen… aunque también nos da algunos pequeños “quebraderos de cabeza”. Concretamente, y hablando de cabeza, l@s runners que lucen melena suelen encontrarse con algunos problemillas para evitar flequillos en los ojos, latigazos en la espalda, enredos… ¡Vamos a demostrarte que tener pelazo y correr es compatible!

Toma nota de las siguientes soluciones para que el pelo no sea un inconveniente a la hora de correr:

Plan A) Gorra / Gorro de invierno

Llevar una gorra nos ayuda a mantener nuestro pelo en orden y sin que se mueva. Está la clásica coleta que sale por el hueco del ajuste de la gorra, aunque si el pelo no es muy largo incluso con la gorra podemos controlarlo.  Los típicos gorros cerrados de invierno no sólo nos protegen del frío, si no que nos dejan el pelo recogido y casi alisado… 

Plan B) Buff o Badana

Muy de moda porque, al igual que la gorra, además de sujetarnos el pelo nos ayuda a disipar el sudor de la frente y evitamos que nos entre en los ojos. Incluso en verano es un buen aliado para evitar el calor: empápalo en agua antes de salir o remójalo en una fuente durante el entrenamiento. Es la opción más cómoda, ya que no suele apretar demasiado, puedes ‘rehacerlo’ a mitad de carrera/entrenamiento, y nos protege del sol en verano y del frío en invierno. 

Plan C) Recogidos y coletas

Hacer deporte y cuidar nuestra imagen no están reñidos. ¡Ni mucho menos!  A la

hora de hacernos un recogido/coleta solemos acudir a los clásicos: coleta o moño alto. Pero ojo, si tienes el pelo muy largo una coleta alta puede hacer que vayas dándote ‘latigazos’, a ti mismo o incluso a los que corren al lado tuyo. En el caso de tener pelo muy largo, una trenza puede ser la opción ideal. Incluso si te haces un moño o una coleta puedes usar una pequeña cinta que, por un lado, te sujetará bien el pelo para que no se escape en la zona del flequillo y, por otro lado, evitará que el sudor o el agua vayan a tu cara. 

No te recomendamos que uses diademas, porque aunque nos permiten recolocarnos el pelo bien a mitad de carrera, acaban apretando mucho y clavándose cuando llevamos un buen rato, además de que nos molestarán si usamos gafas de sol.  Mejor una cinta finita que también puedes recolocar en cualquier momento. Tampoco te recomendamos que uses gel fijador si vas a estar más de 30’ corriendo… tras una buena salida de más de 45’ el gel puede entrarte en los ojos, o si te tocas el pelo con las manos puedes acabar tocándote la cara/mucosas/ojos y empezarás a notar escozor.

Otra cuestión importante es la tensión del moño o de la coleta. Si aprietas poco se moverá mucho y deshará. Por el contrario, si aprietas demasiado puedes acabar con un dolor de cabeza/cuero cabelludo considerable. Cómo hacerte la coleta es algo que también tienes que entrenar :P . Al igual que debemos intentar siempre desayunar lo mismo antes de correr, debemos hacer lo mismo con la ropa que usemos para evitar roces, o cómo colocarnos el pelo.

Y recuerda: Antes de entrar en meta, para salir maravillosa o maravilloso en esa foto de recuerdo, retócate la coleta, colócate la cinta o badana, límpiate nariz y barbilla por si quedasen restos que no te gustaría ver… Ya estás preparad@ para una foto de tu éxito deportivo de lo más cool :-D ¡Y no apagues el gps/cronómetro hasta varios metros después de la línea de meta, que si no saldrás en la foto mirando hacia abajo!