Correr en cinta es, para muchos, la mejor opción para poder correr en casa sin desatender sus tareas diarias o para correr a cualquier hora cuando hace demasiado calor o el frío y la lluvia nos imposibilitan salir a hacer lo que más nos gusta a la calle. La cinta puede ser muy placentera o puede ser una auténtica tortura. Depende de cada uno y depende de cómo lo hagamos.

Lo mejor de la cinta es que controlamos la temperatura y siempre corremos con las condiciones ambientales/climatológicas óptimas. Es muy recomendable intentar ‘engañar’ a la mente un poco para evitar el aburrimiento o la desidia. Nada como escuchar la radio, oír música o ver la televisión. Podemos reconocer, sin vergüenza, que más de una vez los que hacemos el blog “Beer Runners” hemos corrido 45 minutos viendo la segunda parte de un partido de Champions League, 55 minutos viendo a los ciclistas antes, durante y después de la subida al Tourmalet en pleno agosto… o incluso viendo capítulos de Los Simpson.

Lo malo de la cinta es que para muchos es muy aburrido y monótono. Hay que airear bien la habitación, sino no transpiraremos el sudor adecuadamente. Los ciclistas tienen un truco para sus sesiones ‘indoor’: ponen un ventilador en la sala para poder airearla bien. Para evitar el aburrimiento, lo mejor es programar en la máquina un entrenamiento variado, esto hará que el tiempo pase mucho más rápido. Un ejemplo, aunque estas cintas para correr tienen muchos entrenamientos programados, es empezar con 15 minutos de calentamiento y después hacer 10 intervalos de 1 ó 2 minutos casi a tope con 1 minuto de trote muy suave entre cada intervalo, y otros 10-15 minutos para enfriar. Otra opción para empezar a ‘engancharte’ a correr en cinta es usarla como calentamiento antes de hacer pesas, antes de hacer aeróbic o antes de la clase de spinning.

Te recomendamos que le pongas, por lo menos, un 1% de inclinación a la cinta para que la carrera sea más real y tengas que impulsarte también un poco hacia delante. Y no olvides usar tus zapatillas más acolchadas para evitar lesiones.

¿Piensas que correr en cinta es aburrido? Pues échale un ojo al clásico vídeo musical de “Ok Go” con el que abrimos este post. Con imaginación nada es aburrido.