¿Correr menos para correr más? Sí.

¿Correr menos para correr más rápido? Sí.

Descansar es el mejor método para progresar. En la recuperación entre los entrenamientos más duros es donde reside el secreto del buen progreso, de la mejora, de la asimilación. Este es el concepto que manejan los grandes entrenadores: si no hay asimilación del entreno, no hay mejora y no vale para nada. Podemos machacarnos haciendo series, rodajes largos, ritmos controlados… pero si entre sesión y sesión no descansamos lo suficiente, no permitimos que nuestro cuerpo regenere y recupere, no progresaremos, al contrario, daremos pasos atrás en la evolución de nuestro estado de forma. De aquí viene la importancia de seguir un entrenamiento planificado y de no correr ‘a lo loco".

El aumento del rendimiento se produce en los períodos de recuperación y debe ser metabólica (reponer el glucógeno y los nutrientes para que nuestras células estén en condiciones de volver a rendir a tope), estructural (contracturas musculares, tendones, huesos…) y recuperación del sistema nervioso que también ‘se agota’ ante el esfuerzo prolongado.

Normalmente, aunque depende del físico de cada uno y del momento o pico de forma que tengamos, para recuperarnos de un rodaje largo necesitamos por lo menos 24 horas; para recuperar nuestra capacidad anaeróbica entre dos y tres días; la velocidad tras un ritmo exigente o una competición entre 30 y 50 horas… Cuánto más duro es el entrenamiento o la competición, nuestra musculatura más tardará en recuperar su flexibilidad.

Es fundamental para evitar el sobreentrenamiento no hacer dos días seguidos de series, velocidad… O competir un domingo y pretender hacer ‘calidad’ o un rodaje largo a los dos días.

Tras un entrenamiento o carrera hidrátate bien, estira todos los músculos e intenta darte con agua fría sobre las piernas en la ducha.

Para recuperarte entre dos sesiones, lo ideal es que puedas dormir al menos 8 horas (¡qué difícil es esto!) y no olvides que no somos profesionales y que debemos parar absolutamente al menos 1 o 2 días a la semana. Si estás empezando alterna como mínimo un día de carrera y un día de descanso.

Por supuesto, aunque es durante el sueño profundo donde se produce la asimilación y recuperación, visitar al fisioterapeuta es siempre muy conveniente, al igual que una buena alimentación o una suplementación nutricional revisada por un experto.

Y es importante que no te agotes ‘mentalmente’. Un corredor desmotivado, estresado, o sin objetivos, es un corredor que no disfruta. Si ese es tu caso, nada mejor que salir a correr con amigos y tomarte una caña después. ¡Hablar sobre running o sobre la vida con gente que compartes una afición motiva mucho!

¡Nos vemos en los grupos Beer Runners! Pregunta a los Beer Runners más experimentados cómo se lo montan para asimilar bien los entrenamientos ¿Has buscado ya el de tu ciudad?

https://www.facebook.com/BeerRunners/app_190322544333196