El mal tiempo, el frío, la lluvia, los días con menos luz en invierno… todo resta en nuestro ánimo runner para no salir a correr, pero para los días más duros de este invierno tienes muchas alternativas y opciones muy válidas que te permitirán hacer entrenamientos cuando creías que estaba todo perdido. Si hace un día de perros… ¿por qué no ir al gimnasio a trastear las máquinas?

Correr es un ejercicio aeróbico esencialmente, así que prueba a complementar la carrera a pie con estas máquinas que encontrarás en cualquier gimnasio y que te ayudarán a entrenar cardio, recuperarnos, fortalecernos ¡y divertirnos!

No está de más hacer estos ejercicios al menos un día a la semana. Además de estos ‘cacharros’ que te presentamos la gran mayoría de gimnasios tienen máquinas de correr (tapiz rodante) que simulan casi perfectamente correr en la calle.

Bicicleta estática: La reina de los gimnasios sin lugar a dudas. El ciclismo indoor (prueba con el spinning también) es, tradicionalmente, el ejercicio más popular entre los runners. Unos 30-40 minutos también nos servirán como calentamiento para hacer pesas o pasar a otra máquina. Además, una sesión de spinning es uno de los ejercicios que más calorías gasta, y es muy divertido por la música y la compañía.

Máquina elíptica: Aunque puedes sentirte un poco ‘patos@’ la primera vez que la uses es una máquina que simula el esquí de fondo y la carrera a pie, pero sin impactos. Es ideal si tenemos alguna pequeña lesión para volver a la carga con la carrera a pie, y es muy complementaria.

Remo: A muchos le parece algo arcaico, o poco cool en los gimnasios modernos, las máquinas de remo son fantásticas para trabajar cardiovascularmente y para potenciar también el tronco superior y las piernas, ciertamente olvidado en nuestras rutinas de entrenamientos ‘normales’. Además de tu corazón, tus brazos, espalda, hombros… te lo agradecerán.

Máquina de escaleras: Puede resultar el ejercicio más duro, pero además de trabajar aeróbicamente fortalecerás cuádriceps y ayudarás a que tu zancada corriendo a pie sea más eficiente. El trabajo de fortalecimiento es un ‘must’, y si te da pereza hacer escaleras en la calle o en tu edificio, aprovecha tu gimnasio para elevarte una y otra vez sobre los escalones.