El running es un deporte que transmite muchos valores, casi todos altamente positivos, y te enumeramos en esta lista algunos de ellos, para que convenzas a tus amigos para que se unan a tus carreras, o para que tengas más argumentos a la hora de rebatir el ‘correr es de cobardes’ que te suelta el cuñado de turno en la cena navideña o ese compañero de trabajo sedentario… Porque son muchas cosas positivas las que te puede aportar salir a sumar kilómetros en compañía…

- Corre con gente de todas las edades: El running no es excluyente, al contrario, en pocos deportes puedes compartir espacio y tiempo con chavales de 18 años y con mayores de 70. Es más, es probable que gente de más edad que tú te ganen, y no pasa nada. En esto de correr, la experiencia es un grado, y sirve para unir, no para separar.

- Deportividad: Aunque siempre habrá algún tramposo, la mayoría de corredores son gente deportiva, seguidores del ‘juego limpio’. Es normal felicitar al que te ha ganado al sprint en los últimos metros, agradecer la ayuda de otros corredores durante una prueba, compartir el agua de los avituallamientos, animar a los de cabeza de carrera cuando te cruzas con ellos, o aplaudir a los que van cerrando la cabeza con el coche escoba pisándoles los talones.

- Favorece la integración: Es un deporte muy social, en el que es fácil hacer amigos o, al menos, compartir un buen rato con gente que comparte afición contigo. Aquí, al menos en nuestras quedadas Beer Runners, da igual tu nivel económico, cultural o de formación. Todos aportamos, todos sumamos.
- Superación, lucha, esfuerzo: Ser corredor significa querer superarse ,entrenar, luchar para lograr nuestros objetivos o al menos intentarlo,. Aquí, no hay atajos posibles. La cultura del esfuerzo es parte de este mundo.

- Oportunidades: Aunque no logres cumplir tu objetivo, la semana que viene tendrás otra carrera a la que acudir. Si fallas, siempre puedes volver a levantarte, siempre hay una segunda oportunidad (y tercera, cuarta, quinta…)