El principal problema que tenemos l@s runners, más allá de las lesiones, es conciliar vida laboral, familiar y social con nuestra pasión: correr. Es difícil, hacemos malabarismos como por ejemplo irnos a correr a las siete de la mañana o a las once de la noche, cambiamos almuerzo por entrenamiento y luego seguimos trabajando comiéndonos un sándwich delante del ordenador.

Como Beer Runners, nos encanta tener nuestra recompensa después de correr: una cerveza en el bar con los compañeros de entrenamientos. Pero también podemos marcarnos otras metas que alcanzar después de las carreras y que puedan satisfacer las demandas familiares o sociales. Por ejemplo, si quieres correr un maratón aprovecha para viajar con la familia a ese destino al que anhela ir tu pareja, sería perfecto poder vincular tu hobby con una experiencia inolvidable para los dos.

Aprovecha después de ese cross, trail o media maratón para hacer una barbacoa con las familias de tus amigos tras cruzar la meta. Lo que a priori podría ser un viaje solitario al campo se transforma en una jornada familiar muy especial rodeado de la gente que más quieres. Además, si tienes hijos, ¿qué mejor manera de enseñarles hábitos de vida saludables en un entorno natural? En muchas carreras (especialmente en triatlones de larga distancia) hay hasta servicios de guardería y entretenimiento infantil.

Otra gran idea es recompensar a toda la familia con una comida en ese restaurante que tanto os llama la atención, tú puedes reponer hidratos de carbono ¡y tu pareja asociará el running a momentos especiales!

En muchas carreras populares los organizadores también hacen carreras para niños, si tienes hijos llévalos porque disfrutarán muchísimo corriendo y ellos mismos serán los que te pidan ir a carreras contigo.

En nuestro anterior post hablando sobre conciliar running con vida familiar y laboral te contamos cómo averiguar si se te ha ido de las manos o no la pasión por este deporte:

  • ¿El centro de tu vida es el running y todo lo que lo rodea?
  • ¿Dejas a tu pareja que haga la compra semanal sol@, o que haga todo en casa mientras tú te vas a correr?
  • ¿Habitualmente prefieres no salir con los amigos/familiares/pareja y madrugar para ir a una carrera o a entrenar?
  • ¿Has dejado de relacionarte con tus amig@s de siempre y sólo hablas de ritmos, carreras o lesiones con los compañeros de running?
  • ¿Eres incapaz de saltarte un entrenamiento para hacer otras cosas?
  • ¿Correr te supone un problema con tu familia?
  • ¿Ya no te da tiempo ni a tomarte la cerveza con los compañeros de entrenamiento tras acabar de correr?