Hay unos consejos básicos que pueden ayudarte y mucho a salvar con éxito tu debut en un maratón, aunque son igualmente válidos para afrontar tu primer medio maratón, tu primer trail de larga distancia, un ultra…

¿Quieres enfrentarte a tu primer maratón? Aquí te indicamos los mínimos que has de cumplir, lo que tienes que saber antes de colocarte el dorsal:

  • Tienes que haber entrenado lo suficiente, para un maratón entre 12 y 16 semanas de entrenamiento específico, siguiendo un plan, bajo la supervisión de un entrenador. Un maratón es tan exigente que hay que acumular un volumen de kms mínimo según la marca que quieras conseguir. Incluso aunque tu objetivo sea simplemente terminar, tienes que prepararte a conciencia.
  • Un buen plan de entrenamientos incorpora pesas, ejercicios de fuerza y técnica, abdominales y lumbares… Debe ser completo.
  • Si vas a hacer un maratón, es muy positivo que hagas algunos test de 10km o media maratón en competición, para calcular tu ritmo adecuado y no equivocarte el día de la carrera. Eso sí, sin pasarte, todo con medida .
  • El descanso, el sueño, una buena alimentación (e incluso suplementación si procede y bajo la supervisión de un nutricionista) son elementos esenciales en tu camino a la línea de meta, y parte del entrenamiento.
  • Debes invertir un mínimo en zapatillas amortiguadas que te protejan, y que no estén ya ‘pasadas’ de kms para evitar lesiones. Respecto al material, no estrenes nada el día de la carrera (calcetines, gafas de sol, gorra…), todo tienes que haberlo usado y testado previamente, al igual que los geles energéticos y bebidas isotónicas durante la carrera…
  • Durante la competición, el día “D”, tienes que seguir el ritmo establecido o incluso ir más lento para garantizarte el éxito, evitar los cambios de ritmos o picarte con otros corredores. Lo ideal es correr de menos a más, de forma progresiva. Esta es la única forma de garantizarte que lo pasarás bien corriendo, que no sufrirás en vano.
  • Si estás lesionado tienes que recuperarte. Correr un maratón sin garantías físicas es una tortura. Si no estás preparado, mejor seguir entrenando para el próximo en el calendario o buscar un nuevo objetivo. Hasta los profesionales lo hacen.
  • No te obsesiones con hacer una marca determinada. A veces, incluso habiendo entrenado bien las condiciones climatológicas (calor, lluvia, viento…) pueden trastocar nuestros planes. Más vale ser inteligentes y readaptar nuestros objetivos a las condiciones.