A los que nos encanta correr en la calle, en el campo, en la montaña, en la playa… eso de correr en una cinta entre cuatro paredes, o hacer alguna sesión deportiva indoor (pesas, spinning, clases grupales…) nos parece casi un sacrilegio. Pero nada más lejos de la realidad, hacer deporte en un sitio calentito en invierno es un gran placer. 

En primer lugar, minimizamos los riesgos de resfriarnos o coger un enfriamiento y es una buena forma de vencer a la pereza a primeras horas de la mañana o por la noche tras cumplir con el trabajo o las obligaciones familiares. También es bueno para no caer en la monotonía y liberar la mente. 

El gimnasio, el trabajo de fuerza, es esencial para poder correr más rápido, más tiempo y sin lesiones, pero también podemos trabajar lo aeróbico en el gimnasio. Tanto la cinta para correr, la máquina elíptica, el spinning… todo suma (¡y mucho!) para ponernos en forma. ¿Has probado a meter un día a la semana de natación en la piscina cubierta? Los runners olvidamos a menudo que hay que trabajar el tronco superior para evitar descompensaciones, sobrecargas y lesiones.

Además, el gimnasio es un sitio ideal para conocer gente, socializarnos, encontrar nuevos amig@s corredores, un entrenador que nos guíe tanto en nuestras rutinas de fuerza como a la hora de salir a correr… 

Aquí te dejamos algunos trucos para sacar el máximo rendimiento a tus entrenamientos indoor:

  • Cinta de correr: ponle, por lo menos, un 1% de inclinación a la cinta para que la carrera sea más real y tengas que impulsarte también un poco hacia delante. Y no olvides usar tus zapatillas más acolchadas para evitar lesiones.
  • Spinning: Aunque los más ‘machacas’ hacen dos y tres clases seguidas, ve poco a poco, mejor empieza con una y cuando lleves varios meses, haces más si quieres. Regula correctamente la altura del sillín, es fundamental para evitar molestias en las rodillas. Pregunta al monitor. ;)
  • Natación: Si no tienes una buena técnica, invierte un mes o dos en apuntarte a un curso para aprender a nadar correctamente. La técnica es esencial para disfrutar en la piscina.
  • Pesas: La clave es hacer muchas repeticiones con poco o muy poco peso. Prueba a hacer sentadillas con sólo el peso de tu cuerpo, ya verás que no es tan fácil ;) Si te buscas unas gomas elásticas, podrás hacer pesas en casa sin necesidad de apuntarte a un gimnasio. Busca los vídeos por internet, no necesitas nada más.