Este ha sido uno de los debates más controvertidos entre los runners durante años. ¿Es aconsejable para un corredor popular sin grandes objetivos hacer series o no? Pues depende, todo depende de cada uno.

En primer lugar depende de para qué corres, o cuál es tu objetivo cuando sales a correr. Si tu objetivo es hacer un poco de ejercicio, mantenerte un poco, hacer algo de fondo… tal vez no es esencial, pero si sales a correr intentando batir una marca, mejorar lo más rápido posible como corredor (entendiendo por mejorar hacerlo más rápido, de forma eficiente…) o símplemente porque te gusta ir cumpliendo objetivos o porque te aburre salir siempre a trotar, entonces sí, este es tu método o al menos debería formar parte de tu rutina semanal de entrenamientos.

La mayoría de entrenadores consideran que el camino más rápido para mejorar es hacer series. Realmente el término series no es muy correcto, lo correcto sería llamarlo series de repeticiones, o intervalos… Aunque hacer series suele ser sinónimo de sufrimiento, de acabar exhausto o al menos con la sensación de haberse ‘exprimido’ a tope, y no todos están dispuestos a sufrir tanto para mejorar. Trotar, correr a ritmos asequibles o incluso hacer fartlek es más placentero para la mayoría que hacer series. Y ojo, la discusión sigue abierta porque hay muchos que consideran que las series son muy lesivas para nuestra musculatura y articulaciones y que es mejor progresar poco a poco antes que hacerlas. Incluso se defiende que con cambios de ritmos, fartleks y con otros entrenamientos como pesas, para los corredores de nivel medio, no habría necesidad de sufrir haciendo estos entrenamientos de intervalos.

¿Qué son las series? Pues es hacer uno o varios bloques de intervalos a un determinado ritmo. Hablando en plata: correr 6 veces 1 km a 4’ minutos/km de ritmo, descansando un minuto y medio entre cada kilómetro. O correr 10x400 recuperando 1 minuto, o 3x2.000 metros recuperando 3 minutos… La cuestión es correr esas series a nuestro ritmo de competición, o por encima de este.

La verdad es que el tema del sufrimiento es muy relativo, y tiene mucho que ver con la elección errónea del ritmo al que hacemos las series. Si intentamos correr por encima de nuestro nivel real objetivo, acabaremos el entrenamiento con el pulso por las nubes, asfixiados, cansadísimos y posiblemente aborrezcamos las series. Si, por el contrario, hacemos las series a un ritmo adecuado para nosotros mismos (da igual que sean series largas de más de 1 km, o cortas de menos de 600 metros), acabaremos con ganas de más.

Lo habitual es hacer series un par de días a la semana si corres unos 5 días, si corres 4 con un día sería más que suficiente. Es un entrenamiento exigente, así que coloca el día de series entre dos días de descanso o días ‘fáciles’. La gente normalmente hace un día de series largar (6-10x1km, o 3x2km…) y un día de series cortas (10x400 metros, 15x200 metros…). Recuerda calentar muy bien antes, las series ponen nuestra musculatura al límite si no la tratamos con ‘cariño’.

Algunas preguntas frecuentes sobre series:

¿Hace falta hacer series para correr rápido? No.

¿Es fácil correr rápido sin hacer series? Tampoco.

¿Es placentero correr series? Depende de cada uno, depende del ritmo si es muy agónico o no.

¿Es más lesivo hacer series que otro tipo de entrenamiento? Sí

¿Se suele progresar más rápido haciendo series? Sí.

Hemos abierto el debate en los distintos grupos de Facebook de BeerRunners. Y tú, ¿Haces series? ¿Qué series haces? ¿Las recomiendas? ¿Cuál ha sido tu experiencia?

Esperamos tus comentarios en:

Beer Runners A Coruña

Beer Runners Las Palmas

Beer Runners Sevilla

Beer Runners Barcelona

Beer Runners Madrid

Beer Runners Zaragoza

Beer Runners Valencia

Beer Runners León

o en twitter usando el hashtag BeerRunners