Normalmente corremos en medio de otras ‘actividades’, después de ir a trabajar o antes de ir a clase, por ejemplo. A veces correr implica también un componente de estrés y normalmente no podemos dedicarle todo el tiempo que nos gustaría. A menudo, salimos a correr con la comida en el estómago y sin terminar la digestión, nos ponemos las zapatillas y casi no nos da tiempo a calentar, estirar tras la sesión o incluso no podemos ni tomarnos la caña correspondiente con los compañeros de entrenamiento.

Pero en vacaciones, eso no nos pasa. Llega la Semana Santa y muchos aprovechan los días, las largas mañanas, para salir a correr y entrenar. En vacaciones, podemos correr durante todo el tiempo que necesitemos, o al menos, más tiempo del que normalmente podemos dedicar a nuestra pasión.

Fiestas como esta, la Semana Santa, nos permiten desayunar tranquilos, salir a correr sin agobios, sin prisas, ir al parque al que normalmente no podemos ir por falta de tiempo, o por los atascos… ¡Correr así da gusto! Da igual que madrugues incluso más que para ir al trabajo con tal de tener para ti ese momento mágico. Sumar varios días corriendo, con un buen desayuno, relajados, concentrados en lo que nos toca hacer… O simplemente correr con la cabeza tranquila… como dice Chema Martínez, “no pienses, corre”.

Incluso los más avanzados aprovechan estas semanas de liberación laboral o académica para doblar entrenamientos (no lo hagas a no ser que estés acostumbrado a correr habitualmente más de 80 km a la semana).

La cuestión es reencontrarse con el origen de nuestra pasión. Liberarnos del estrés, ser felices. Abandona la rutina en vacaciones, sal a correr a otras horas, con otras personas, haz cosas diferentes como series, rodajes largos, fartleks, pesas… Aprovecha y descubre un mundo que el trabajo diario y los horarios semanales no te permiten.

Disfruta. Corre. Tómate una cerveza con esos corredores con los que te cruzas en el parque o por el paseo pero con los que no tienes tiempo de charlar normalmente.

Son tus vacaciones. Libérate.