¿Cuántas veces te has dicho a ti mismo “no corro todo lo que quiero”, “no tengo tiempo”, “si pudiera hacer eso”…? A grandes problemas, grandes soluciones. Y salir a correr habitualmente conlleva una búsqueda constante de motivaciones, placeres, retos y objetivos… ¿Desmontamos algunos mitos?

“Tengo que perder peso antes de empezar a correr” o “tengo que dejar de fumar antes de correr”

Falso. Está claro que debes adecuar tu ritmo a tu físico, a tus condiciones, pero siempre (a no ser que el médico te lo diga, y no conocemos médicos que a una persona sana le diga que no haga algo de deporte…) puedes salir a correr, más o menos.

Solución. ¡A qué demonios esperas para hacer algo de deporte y mejorar tu vida! Puedes compatibilizar dieta con trotar, dejar el tabaco con grandes caminatas, trekking, salir al campo o intentar trotar por el parque. Tus pulmones te lo agradecerán en dos o tres sesiones.

“No tengo tiempo para salir a correr” o “tengo mucho trabajo/exámenes/tareas pendientes en casa”

Falso. El día tiene 24 horas para todos los seres humanos. Hay madres con 4 hijos que han logrado terminar un Ironman, hay altos ejecutivos que arañan segundos a sus agendas para entrenar para un maratón, hay estudiantes universitarios que consiguen ser deportistas profesionales y lograr su plaza para los Juegos Olímpicos…

Solución. Si durante el día no eres capaz de arañar entre 30-60 minutos, ¿por qué no sales a correr antes de ir al trabajo? ¿Por qué no sales a correr cuando termines de trabajar? ¿Por qué no sustituyes la hora de la comida/sándwich por 40 minutos de ejercicio? Hay triatletas, maratonianos y ultrafondistas que trabajando 8-12 horas al día son capaces de doblar entrenamientos a diario, compatibilizar la familia, la pareja o los amigos, ¡y sin morir en el intento! Estructurar una rutina de entrenamientos semanales fijando las horas propicias. Desde BeerRunners hemos optado desde septiembre por salir a correr todos los días a las 7:30 AM. Tras un primer mes duro, el cuerpo ya no quiere otra cosa. ¡Ya incluso corremos casi en ayunas! Querer es poder, fíjate unas reglas claras.

“Si corro me asfixio, me duelen las piernas, no rindo después en el trabajo, estoy muy cansado…”

Falso. Todo el mundo, incluso los campeones kenianos o etíopes se cansan corriendo, pero si sabes regular será una actividad tremendamente placentera y reconfortante, perfectamente compatible con la vida laboral/profesional y familiar.

Solución. A poco que seas capaz de salir a correr con cierta regularidad (con que corras unas 3 veces en semana durante unas 3 semanas) tu cuerpo empezará a ponerse en forma y lo que la primera semana era un suplicio se transforma en una placentera salida a trotar. Tómatelo con calma, déjate asesorar y no te machaques más de la cuenta. Tómatelo como deporte-salud, esa es la clave, si algún día no se te apetece, descansa, aunque tendrás que ser consciente de que en la perseverancia está tu victoria personal en el mundo del running.

“No estoy hech@ para correr, mi físico no es idóneo, esto no es lo mío”

Falso. Hay estudios que indican que cualquier ser humano sano sería capaz de correr, con el adecuado entrenamiento y bagaje de varios años, un maratón incluso por debajo de tres horas.

Solución. Cree en ti, adopta algún mantra, sé consciente de que las posibilidades que tenemos los seres humanos de desarrollarnos son infinitas prácticamente. ¿Quieres verte mejor? ¿Quieres liberar estrés? ¿Quieres sentirte más sano? Seguro que la respuesta es afirmativa a las tres preguntas. Los grandes campeones no nacen, se hacen. Fortalece tu mente (pronto un nuevo post sobre este asunto).

“Me aburre mucho correr, esto no es lo mío”.

Falso. Correr puede ser muy divertido, tanto si lo haces solo, en grupo, escuchando música, al aire libre, en cinta de correr en el gimnasio…

Solución. Alterna. Varía tus rutinas, intenta hacer amigos y correr en grupo (¡pásate por los grupos #BeerRunners de cada ciudad y apúntate a alguna quedada!), cambia el sitio donde corres (ve a otros parques, aprovecha los fines de semana para ir a trotar al campo, playa o montaña…)… Puedes probar a variar también los entrenamientos: haz fartlek, cambios de ritmos, ve a carreras populares, márcate objetivos, intenta correr con otros runners, varía la hora de entrenamiento…

“Con este calor/frío/lluvia/nieve no puedo salir a correr”

Falso. Elige otras horas del día, intenta correr en cinta en el gimnasio, equípate adecuadamente… La gente entrena en Rusia, Finlandia, Argelia, Ecuador, Australia…

Solución. Correr en Sevilla en agosto a las 17:00 es, además de una misión imposible, un suicidio. Correr en Burgos a las 22:00 a mediados de enero puede congelar hasta al más lanzado. Correr en una zona costera en pleno temporal de viento es peligroso… Pero siempre puedes intentar correr en Sevilla a las 8:00 AM en agosto, intentar salir a mediodía en Burgos en enero para que al menos el sol te caliente un poco, o quedarte en el gimnasio ese día que llueve, truena y hace un viento que hace que salir a la calle sea peligroso. Además, equiparse adecuadamente con materiales que nos aíslen del frío, viento y lluvia, es fundamental para poder correr en cualquier condición climatológica adversa. Igualmente, una buena gorra y protección solar deben ser nuestro aliados durante el verano o los días con sol. No olvides tampoco usar gafas de sol buenas, a diario, incluso aunque esté nublado. Protege tus ojos y tu piel de los rayos ultravioletas.

¿Quieres ver o compartir cómo se lo montan los BeerRunners? Date una vuelta por los grupos de Facebook de cada ciudad para compartir tus experiencias y dudas con otros corredores o con nosotros.

Beer Runners A Coruña

Beer Runners Las Palmas

Beer Runners Sevilla

Beer Runners Barcelona

Beer Runners Madrid

Beer Runners Zaragoza

Beer Runners Valencia