Aunque algunos pronósticos dicen que este año 2013 nos quedamos sin verano, seguro que las altas temperaturas nos harán pensar durante muchos días… “¿cómo hago para correr con este calor?” Lo primero es saber evitar el calor… ¿cómo?


Huir de las horas centrales del día

Lo mejor es correr a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, cuando el sol no pega de lleno y cuando hay menos riesgo de padecer un golpe de calor, especialmente si estamos de vacaciones en la costa o si vivimos en el centro-sur de la Península.

Un parque con sombra o correr en la cinta del gimnasio

Hay otras opciones para combatir el calor como parques frondosos que nos tapan el sol y que, además, ofrecen una especie de microclima que rebaja un poco el calor estival; o correr a la sombra que verano es una obligación. Otra opción muy interesante es entrenar, si es posible, en la cinta del gimnasio, sobre todo si tienes que correr a medio día o media mañana.

Protégete bien del sol

Usa crema solar siempre para evitar quemarte y los riesgos que tienen los rayos ultravioleta sobre nuestra piel (cáncer, manchas…). Cuando corremos al aire libre soportamos muchos riesgos, por eso es imprescindible proteger nuestros ojos de la luz del sol con unas buenas gafas. Igualmente, en nuestro armario tiene que haber un buen número de gorras (si es de material técnico mejor) o viseras para ocultar un poco nuestra cabeza y rostro. Una insolación es muy peligrosa, y nadie está a salvo corriendo una hora a plena luz del día… Usa ropa amplia y transpirable para favorecer la evacuación del sudor, incluso mójate un poco antes de salir a correr para tener una sensación más fresca durante más tiempo.

Adapta tu entrenamiento

Si hace mucho calor deberías correr menos tiempo, menos distancia, menos rápido. A veces, menos es más ;) Si estás preparando alguna prueba específica y no puedes madrugar o salir por la tarde-noche, intenta planificar tu rutina más dura para el fin de semana o para los días de descanso de trabajo para poder hacerlos a primera hora (por ejemplo, la tirada larga semanal, las series…)

Hidrátate bien, antes, durante y después del ejericicio

A nosotros nos encanta la cerveza después de correr y esto lo cumplimos a rajatabla a diario, pero no está de más recordar que una correcta hidratación (sobre 2 litros diarios de agua) nos evitará problemas de todo tipo, incluidos musculares: calambres, roturas fibrilares… Lleva siempre una botella de agua para hidratarte durante la sesión. No olvides beber agua durante todo el día, y no dejes pasar un buen entreno sin tomarte una cerveza después.

Hemos abierto el debate en los distintos grupos de Facebook de BeerRunners. Y tú, ¿cómo lo haces para correr con calor?

Esperamos tus comentarios en:

Beer Runners A Coruña

Beer Runners Las Palmas

Beer Runners Sevilla

Beer Runners Barcelona

Beer Runners Madrid

Beer Runners Zaragoza

Beer Runners Valencia

Beer Runners León

o en twitter usando el hashtag BeerRunners