Da igual si corres a diario, pocos días a la semana o alguna vez de vez en cuando. Siempre que salgas a la calle a correr sobre asfalto, al parque, al campo, a la playa o a la montaña debes seguir unas pautas básicas por tu seguridad y por la de los demás.

VISIBILIDAD

Lo principal es hacernos ‘visibles’. Si vas a correr por la calle, por una carretera o por un camino rural, es fundamental que vistas colores claros, llamativos, que se te vea de lejos. No sólo en verano, en invierno también es muy importante, especialmente si corres en horas donde no hay luz solar o si llueve o está nublado. La ropa técnica de running, especialmente las zapatillas, incorporan materiales reflectantes para que los coches y los ciclistas puedan verte a distancia, incluso con poca luz.

HUYE DEL PELIGRO

Evita los arcenes de las carreteras, las calles con mucho tráfico, cruza por los pasos de cebra y ten más precaución que cuando vas andando. Ojo, ir escuchando música o la radio con auriculares multiplica los riesgos de ser atropellado en la ciudad o en zonas transitadas. Si lo usas, ponte un solo auricular por lo menos y el volumen bajo. ¡No te aísles y disfruta de la compañía!

EL MÓVIL

Si vas a hacer tu tirada larga semanal o si vas a disfrutar del campo o de la montaña, siempre debes llevar tu móvil cargado. En caso de emergencia (perderte, esguince de tobillo, caída, lesión muscular…) puedes llamar a emergencias o a un amigo para que vaya a recogerte. Si puedes, evita usar las apps o el gps para que no te quedes sin batería rápidamente.

DE UTILIDAD

Si eres de los que no usa móvil para correr pero no quieres verte en una emergencia, lleva contigo siempre una moneda de 1 ó 2 euros, podrás buscar una cabina de teléfono, tomarte una cerveza en el bar después de entrenar, desayunar algo si te entra una ‘pájara’, comprar agua…

PRECAUCIÓN Y SENTIDO COMÚN

Precaución si eres un ‘runner explorador’ y te gusta correr por el campo o buscar nuevos caminos. Es fundamental conocer el terreno por donde pisas para evitar sustos. Si lo tuyo es correr en exteriores, mucho ojo a las condiciones climatológicas, tanto para el calor extremo como con las lluvias. Un entrenamiento suave por el campo puede ser un drama si el terreno se convierte en barro, sufres una hipotermia o un peligroso golpe de calor. Usa siempre ropa técnica apropiada para cada época del año.

Acuérdate de que el sentido común es nuestro mejor compañero cuando salimos a correr.