No hay nada como dejar pasar unos minutos del año nuevo, tras comerte las uvas, para empezar a pensar en hacer cosas nuevas que mejoren tu vida. Los colegas Beer Runners de Fishtown lo llamarían New Year’s Resolution, y nosotros, como buenos runners, hemos decidido hacer un pequeño listado de cosas que seguro que nos hacen correr más rápido, con menos lesiones, divirtiéndonos más… o simplemente que, aunque sigamos corriendo igual, hagan de nuestro hobby algo más sano y reconfortante.

Estirar: ¡Siempre! Estirar correctamente evita muchísimas lesiones y dolores en nuestro día a día. Hay que estirar entre 10-15 minutos después de cada entrenamiento, cada carrera. Si no quieres enfriarte, hazlo en casa después de la ducha o por la noche antes de acostarte. ¡Pero estira! Esta acción debería ser parte fundamental de nuestra nueva rutina en 2015.

Cambiar de zapatillas: No te compres las zapas porque sean más o menos bonitas. Déjate asesorar por un especialista, compra unas zapatillas que vayan bien con tu peso, actividad, ritmos, forma de pisar… Y recuerda que cambiándolas alrededor de los 2.000 km de uso (y antes) evitarás lesiones.

Evita los resfriados: Esto es fácil, lleva siempre ropa seca para cambiarte antes de entrar en el bar. Por un lado, evitarás los enfriamientos y, por otro, olerás mejor.

No abuses de la ropa de abrigo: Si sabes que después de 10 minutos corriendo (entiendo que aquí falta el final de la frase;), ¿por qué sigues empeñándote en llevar cuatro capas de ropa si estamos a 6-10 grados? Si vas demasiado abrigado conseguirás sudar mucho, empaparte, enfriarte luego. Además, ¡correr con calor en invierno es hasta desagradable!

Correr en compañía: A veces es complicado encontrar compañer@s de entrenamiento pero, incluso si es temprano por la mañana, el hecho de correr en compañía hace que corras más tiempo, más rápido, más lejos… y, por supuesto, ¡la cerveza post carrera sabe mucho mejor!

Disfrutar más: Pues sí, que a veces se nos olvida. Hay que disfrutar corriendo, ¿si no, para qué demonios entrenamos tanto, hacemos tantos esfuerzos? Entrenar y seguir un plan es genial, pero hay que disfrutar también corriendo, con los amig@s. Si te tomas una cerveza después de correr con los compañeros de fatigas, seguro que el esfuerzo anterior ha merecido la pena.